La primera lactancia, una cita a la que no puedes faltar.

Imagínate este momento:  

Estas a minutos de conocerlo/a. No importa como luzcas, hiciste todo el esfuerzo para que los dos pudieran estar presentes. Y de repente ahí está, asistiendo a la cita que, probablemente sea una de las más importantes de tu vida. El primer contacto piel a piel, la primera lactancia.  

Piel a piel. 

El primer contacto con tu bebé debe ser piel a piel, mamá con bebé. Idealmente, se recomienda que coloquen a su bebé sobre su abdomen momentos después del parto. Tu bebé por instinto se dirigirá hacia tu pecho. Mientras tanto, el personal que te esté asistiendo esperara el alumbramiento (Expulsión de la placenta y las membranas adjuntas en la tercera etapa del parto, después de la expulsión del feto.).  

Vas a desear amamantarlo al cabo de un tiempo, luego del parto. El proceso se desarrollar de una manera natural. Los bebes son innatos, es decir, que no importa dónde o como hayan nacido, ellos tienen capacidades primitivas que les asegura su supervivencia. Estos son movimientos automáticos y no voluntarios que se producen en los recién nacidos como una respuesta ante diferentes estímulos. Este es un tema muy interesante que desarrollaremos más adelante.  

Tu bebé ya está en tu pecho. Tu primera lactancia se está desarrollando y con ella el apego. 

 

Seguramente los primeros intentos de succión de tu bebe son superficiales. No es determinante que tu bebé realmente se amamante o no productivamente en este momento. En cambio, este es el momento para que los dos empiecen a conocerse, para que él empiece a aprender cómo amamantarse y asociar la vista, olor y sensación de sus senos con la saciedad de su hambre y sed. Además, aprende que estar abrazado piel a piel lo hace sentir calientito, cómodo y alimentado. 

Sin importar como y que tanto te hayas preparado para este momento, tu primera experiencia real con la lactancia materna puede sentirse un poco extraña. La lengua de su bebé en su pezón y el agarre firme en su seno pueden sentirse diferente de lo que habías imaginado o es posible que te sientas insegura de si lo estás sosteniendo correctamente o si él verdaderamente está agarrando el pecho. Esto es parte de la cita. Deberán experimentar el uno con el otro, conocerse y tendrán que aprender y ajustarse al estilo de uno y del otro. Como con cualquier destreza física, el dominio viene con la práctica. Por ahora es mejor relajarse, disfrutar su momento y esperar hasta que ambos hayan descansado antes de preocuparse sobre perfeccionar su técnica. 

Existen algunos casos en la que la cita puede sufrir retrasos, ya sea por motivos físicos o quirúrgicos o que no sea aconsejada de forma inmediata.  

No te preocupes, Si su bebé es prematuro, está enfermo, está en condición frágil o si te estas recuperando de medicamentos que le administraron en una cesárea o cualquier tipo de sedación, posiblemente debas posponer la lactancia materna. Si este es el caso, aún hay mucho tiempo para conocer a su bebé. Tan pronto como sea posible después de un parto difícil, solicite ayuda al personal que lo esté acompañando para que la lactancia materna suceda con facilidad. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *